martes, 29 de noviembre de 2011

Regulación de las prácticas no laborales

El viernes 18 de noviembre salió publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el decreto que regula las prácticas no laborales en empresas. Tras la inclusión de los becarios en el Régimen General de la Seguridad Social, este decreto establece una serie de normas y condiciones para que las empresas puedan suscribir convenios de prácticas con los servicios públicos de empleo (hasta el momento sólo firmaban estos convenios con centros de estudios).

Este decreto permitirá que haya más becarios, al aumentar el número de convenios. Esta regulación afectará a los jóvenes de entre 18 y 25 años que estén en situación de desempleo y tengan cualificación profesional. Los servicios públicos de empleo realizarán la preselección de candidatos, ahorrando este trámite a la empresa, que sí deberá ocuparse de la selección final.

El texto reitera varias veces el carácter "no laboral" de las prácticas y advierte de que "no supondrán, en ningún caso, la existencia de relación laboral entre la empresa y la persona joven", con lo cual es de esperar que no tendrá los mismos derechos que los trabajadores que sí tengan una relación laboral con la empresa. Tampoco es obligatoria la contratación del becario al final del periodo de prácticas, que será de entre seis y nueve meses, aunque, en caso de que haya contratación tras las prácticas, la empresa se beneficiará de los incentivos a la contratación que estén vigentes en ese momento.

El decreto obliga a la empresa a pagar a cada joven una beca como mínimo del 80 por ciento del salario mínimo interprofesional. En 2011, este indicador está fijado en 531,51 euros, por lo que los becarios deberán percibir un mínimo de 420,25 euros mensuales. El becario estará a cargo de un tutor, que hará una evaluación de las prácticas, y recibirá un certificado al finalizar el periodo en la empresa.

Según el texto publicado en el BOE, esta medida está orientada a facilitar a los jóvenes "su acceso al mercado de trabajo, a la ocupación y a la adquisición de práctica laboral" y responde a la tasa de desempleo juvenil en España, la más alta de la Unión Europea. Esta medida, unida a la inclusión de los becarios en el Régimen General de la Seguridad Social, parecen estar orientadas a reducir esa cifra, aunque no conseguirán mejorar la situación laboral de los jóvenes.

2 comentarios:

Just trying dijo...

Vamos a ver, o estoy espesa o la medida no cuadra, ¿cómo va a reducir la tasa de desempleo juvenil una relación no laboral? ¿De qué le va a servir a un joven adquirir experiencia "ficticia" si no se crea empleo real? El problema no es la preparación de los jóvenes, nunca lo han estado tanto como ahora, sino la falta de un plan de creación de empleo sostenible. Inversión en I+D y apoyo a la creación de pymes y sectores en crecimiento ya para un empleo de verdad, no ficticio. Si es que es de cajón. ¿Por qué querrán los políticos empezar la casa por el tejado siempre? Buff, está claro que hoy me he levantado indignadísima... ¡Gracias Laura por tenernos al día!

Laura dijo...

Bienvenida Just trying. No estás espesa, la medida es más una trampa para maquillar los datos que un intento de adecuar el mercado laboral a la realidad. Como los becarios pasaron a principios de mes a formar parte del Régimen General de la Seguridad Social, cuando se contrate a un menor de 25 años según lo que dice este decreto, pasará a estar cotizando (sólo para jubilación, no para desempleo) y saldrá de las listas del INEM.

Publicar un comentario